Principio activo de un medicamento

Desde el punto de vista farmacológico, el principio activo de un medicamento es la sustancia que genera la acción de suprimir, neutralizar, calmar o sanar una dolencia, una enfermedad, un padecimiento, un virus o bacteria. Es el componente principal en todo medicamento; en algunos casos un medicamento puede contener mas de un principio activo en proporciones previamente analizadas por un especialista, ya que químicamente algunas sustancias no son compatibles. Al ser mezcladas pueden ser perjudiciales e incluso fatales, motivo por el cual siempre antes de ingerir un medicamento es importante conocer su interacción con otros fármacos y consultar a un medico.

Los anti-gripales suelen contener tres o más principios activos, ya que la gripe es un virus que causa múltiples síntomas como congestión nasal, fiebre, tos, dolores musculares y de garganta. Debido a ello, un solo componente activo no calma todo el cuadro sintomático de esta enfermedad.

Desde tiempos remotos el ser humano ha desarrollado el arte de crear medicinas, para sanar a los enfermos. En la antigüedad las mismas eran compuestas por ingredientes naturales como hierbas, raíces, flores, aceites, extractos e incluso animales disecados. Con el tiempo esta práctica evolucionó hasta la industria farmacéutica que conocemos hoy en día; y los medicamentos pasaron a ser compuestos de sustancias químicas sintetizadas en complejos laboratorios. Estos medicamentes se fabrican a partir de sustancias naturales extraídas de plantas o animales para obtener la estructura química del compuesto final. Este trabajo es realizado por científicos profesionales, quienes usan sus conocimientos para aportar cada día mas y mejores métodos para aliviar y controlar enfermedades y padecimientos.

El principio activo de un medicamento puede ser un elemento orgánico (como los alcaloides, flavonoides, esteroides, alcoholes, carbohidrato, saponina, prostaglandina…), o inorgánico, como el óxido de zinc, el cloruro de sodio y el bicarbonato de sodio.

El modo en que actúa un principio activo de un medicamento se denomina mecanismo de acción y cada uno tiene una forma distinta de actuar. Algunos de ellos actúan como inhibidores o neutralizadores (como los antiácidos), mientras que otros actúan afectando el sistema nervioso central (como los antihistamínicos).

Por último, hay algunos principios activos de los cuales se desconoce cómo funcionan exactamente. Por ello, aún están en proceso de ser analizados para determinar de qué modo actúan sobre la enfermedad.

Además del principio activo, los medicamentos también están compuestos de excipientes. Se trata de sustancias inactivas que pueden actuar como:

  • Base
  • Vehículos para depositar el agente sanador
  • Aglutinantes
  • Diluyentes
  • Disgregantes
  • Lubrificantes
  • Recubridores
  • Edulcorantes
  • Saborizantes

En general, estas sustancias ayudan a darle consistencia, forma y sabor al medicamento para facilitar su administración.

Publicado el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *